grillosazules

Si le interesan mis temas me pueden escribir a grillosazules@gmail.com que de seguro le responderé, y ya está.

Monday, December 27, 2010

Por un mejor año para todos

Elsie Carbó

En cierta ocasión en que un vapor regresaba desde Estados Unidos a La Habana un perrito cayó al agua y el capitán no quiso detenerse a rescatarlo.

Sin embargo, de repente esa orden cambió cuando de entre los enojados pasajeros salió una mujer esgrimiendo un carné que la autorizaba a imponerle al dueño del barco una cuantiosa multa si no salvaba de inmediato al cachorro.

Jamás he olvidado la anécdota. Me la contó unas cuantas veces la tía de mi padre, quién fue la mujer que se enfrentó al navegante, pero lo más importante de todo esto y es por lo que les cuento la historia, es lo necesario de que exista una Sociedad Protectora de Animales con reconocimiento jurídico y legal del Estado, cuyas consecuencias, para quien o quienes la infrinjan, puede acarrearle desde fuertes sanciones monetarias hasta la cárcel.

He leído con mucho placer el boletín de Aniplant que me llegó por fin de año, que elogio y me uno a su equipo en ese afán por proteger el entorno y a sus animales. Algún día la constancia y el altruismo de Nora García y su colectivo será premiado también con una sociedad más sensible en la protección y cuidado de nuestra fauna, eso nadie lo puede poner en duda, pero por ahora hay que seguir machacando para lograr que quienes tienen que aprobar esas leyes tomen en cuenta estas demandas.

No se qué habría que hacer para formar y pertenecer a un cuerpo, sociedad, cofradía o club que tenga jerarquía legal para impedir el maltrato de un animal, ya sea un gato, un perro o una lagartija, en el cual usted participe como miembro, sugiera, colabore y hasta cotice con dinero al igual que uno lo hace en la federación o el cederre, que a fin de cuenta si vienes a ver, podían haber tomado estas responsabilidades desde sus inicios y formar una conciencia ciudadana que sensibilizara a las familias e impidiera que cometan muchas atrocidades, porque es ahí en el barrio donde vemos las mayores injusticias y los mayores crímenes contra los animales.

Sobre esto tengo un buen ejemplo con un perro abandonado en mi cuadra, Leovigildo con estos fríos ladra y clama como un condenado hasta el punto que los vecinos ya no saben qué hacer, y siendo su dueño un excelente vecino que hasta hace poco fue el delegado del poder popular en la circunscripción, le tienen el aquello de la consideración y le tiran a Leovigildo uno que otro hueso de tarde en tarde, pero nada, que el caso lo he publicado en mi otra página web http://elsatocubano.blogspot.com en venganza contra Adalberto, pues  ya que no puedo imponerle una multa al menos lo condeno por su crueldad en Internet.

Y así las cosas, he escuchado a muchas personas replicar que por qué proteger a los perros cuando hay primero que hacerlo con las personas, y siempre he pensado que es la forma fácil de salir de un compromiso y contribuir a que el mal dure cien años, en Cuba hay leyes de sobra para proteger a los seres humanos, ya sean niños o ancianos, eso nadie lo puede impugnar, pero de lo que carecemos es de las que protegen a los animales, de ahí que tengamos que hacer artículos criticando las peleas de perros, que cada día proliferan, en ese festival de sangre y apuestas que se dan no solo en azoteas de Centrohabana, también las de gallos, que abría que empezar por cuestionar las lidias de encumbradas vallas en las afueras de la ciudad, que todo el mundo conoce pero nadie quiere mencionar, y así podría seguir la interminable lista para demostrar lo necesario que sería para este país recabar la ayuda de todos y empezar la tarea por el colegio que es la célula madre de la sociedad.

Batalla que no es otra cosa que la misma que ha librado Mariela Castro por legalizar el reconocimiento en el Parlamento cubano de la homosexualidad, solo que ésta es la lucha de los que no tienen tanta voz, si no ¿cómo explicaría el hecho de que Nora lleve casi treinta años luchando por la radio, la televisión y cuanto medio de comunicación haya y Mariela en poco tiempo ya ha logrado que en el lugar donde se hacen las leyes la oigan?

No es un misterio, lo sé, pero no me voy a cansar de escribir, que es el arma de que dispongo. ¿Habrá que insistir más en lo perjudicial para la salud humana que es este descontrol de la natalidad de los animales? ¿Que la infección ante tanto excremento de animal en las calles, placeres, vías públicas, cerca de escuelas, círculos infantiles, hospitales lleva a enfermedades y epidemias? ¿Que un animal muerto y lleno de gusanos en la vía es un foco de infecciones? ¿Que un animal dejado, titiritando de frío y hambre es sinónimo de pobreza espiritual en cualquier sociedad del mundo?  

Bueno, por hoy basta, aún tenemos suerte de que no haya corridas de toros, pero si no hacemos algo, por el camino que va el mundo no estoy muy segura de que algún cuentapropista se le ocurra instaurarlas, claro, eso si aún no tenemos una figura jurídica que lo impida, ahí les dejo el tema a los especialistas y estudiosos.

Sunday, October 03, 2010

De las cosas de la vida… o de la muerte




Por Elsie Carbó

Hoy no tengo ganas de meterme en ninguna disquisición filosodomestipoli porque la verdad es que el horno no está para pastelitos, estoy sufriendo la crisis del cansancio por aburrimiento y lo mejor y que más vale es escapar con mi Locky a un campo de girasoles al estilo de mi amigo Ernesto, que las suele pintar con tierra pero le quedan riquísimas. Así la vida, hoy en mi blog solo saldrá mi tierna y hermosa perra, la tercera que recojo, que tiene la suerte de haber sido una de las pocas adoptadas en La Habana, pues si usted no lo sabe, hay miles y miles de mascotas rodando por las calles sin abrigo y despellejadas.

Ella estuvo en ese infierno de muerte siendo muy pequeña pero ahora tiene hogar y cariño de sobra, que nunca podré agradecerle lo suficiente a mi hijo Fernan y a mi nieta Claudia, por ayudarme con eso hasta tanto yo resuelva el infinito problema del cubano y la cubana que busca como yo, una permuta para ampliarse, ni aunque te anuncies en Cubísima.com y sugieras que hay cierto solapado vuelto, nada amigos, que ya lo dije, el horno no está para pastelitos ni mucho menos para panetelas borrachas.

Sunday, August 01, 2010

Capar o torear


Por Elsie Carbó


Acabo de leer en el periódico El País que la mayoría de los españoles están en contra de que se prohíban las corridas de toros, joder, como dirían ellos mismos, ¿será que una amiga mía tendría toda la razón cuando me dice que esta especie humana no tiene remedio y la tendencia será cada vez más a la destrucción?.


Arruinamos la naturaleza, matamos, torturamos o comercializamos a los seres vivos y luego nos creemos dioses enviados en la tierra. Siempre me he negado a aceptarlo, sin embargo ante estas y otras tantas arbitrariedades e injusticias hay que meditar si mi amiga está en lo cierto o no, aunque el caso no sea en sí por los toros solamente, las personas o las gallinas, que la cosa viene de más atrás y ni yo escapo a estar husmeando en el patio vecino cuando debiera enfilarme al mío.


Hoy por simple ejercicio de confesión hago memoria de cuando allá en la finca de mi padre capaban a los indefensos toros, salvando las distancias que no es lo mismo la lidia que el mazo, pero no me digan con que no saben nada de eso, que esa práctica se usaba entre los campesinos en todo el territorio nacional y todavía, si no me equivoco, habrá sitios donde se realiza a falta de conocimientos o recursos más avanzados para la castración. El dolor siempre es dolor.


Siempre me llevaban fuera de la casa con cualquier excusa, por una u otra razón, para que no viera ni escuchara los bufidos. Mi padre era un defensor de los animales aunque pudiera más la costumbre y su necesidad de tener una buena yunta, tal vez por eso daba la orden de aplicar la maceta a sus toretes enteros, siempre dentro de los límites permisibles, que no era otra cosa que colocarles los testículos sobre un tronco y golpearlos hasta que al animal se le aflojaban los dientes por el dolor. Entonces ya estaba capado.


Este pasaje lo tenía escondido entre los pliegues de mis recordaciones menos gratas, por eso dije alguna vez que no sabía nada de toros, si en el fondo cuando una no quiere acordarse de algo desagradable tiende a borrarlo o disfrazarlo, haciéndose la o el sueco, el ignorante, también suele callarse la boca o irse por la tangente para que los demás no piensen mal, en fin que la descarga viene por ese artículo de toros y he venido a parar a las inmediaciones de Cumanayagua, todo para sacar en conclusión una moraleja nada original que tiene que ver con eso de que no se puede estar siempre mirando la paja en el ojo ajeno si el ojo propio anda tan mal.

Saturday, March 13, 2010

Aquel concierto de Diana Fuentes en La Zorra y el Cuervo


Para quienes hemos sido testigos del surgimiento de muy buenas voces femeninas a lo largo de estas últimas décadas, escuchar que hay una nueva cantante en el panorama musical cubano no debía despeinarnos en lo más mínimo si consideramos que en este país siempre ha habido una buena cantera de ellas, sin embargo, si escuchamos algo diferente que sobrevuele en una canción, una nota tal vez, esa armonía, o el estribillo de un amargo pero dulce que se ha pegado como un chicle y no precisamente en los de su misma generación, entonces tal vez sí nos haga voltear la cabeza y hacernos meditar.

Y eso hice exactamente en el concierto de esta jovencita realizado en la tarde del sábado en el mítico escenario del jazz en la Zorra y el Cuervo.

Ahí estaba la respuesta, en los temas de sus canciones y el cómo las canta. Resultado: Pienso que Diana Fuentes tiene casi todo lo que se necesita para triunfar. Estén atentos.

Hip hop, pop, canciones y otras mezclas donde descubres acordes del feeling o el blu, el jazz y quién sabe cuántas más podría llevar con esa voz que no es lo que se dice toda una potencia, pero que bien puesta casi siempre está, afinada y en la tesitura, eso no tiene discusión. Por ahí andan sus temas en la calle y eso que solo tiene un disco que ya algunos han comprado, pero hay otro en proyecto, con más rigor, según explicó, de canciones se trata, que quizás por ahí ande la señal, sobretodo si se hace acompañar de artistas de sobrada calidad como López Nussa o Adrián Barasaín, por solo mencionar dos de los que conformarían la placa.

Ya está dicho, cuando escuche alguna onda diferente en esta amalgana de voces muchas veces repetitivas, iguales y con poco íbiamo, (para usar una palabra yoruba que me enseñó el percusionista Pancho Kinto) hay que poner el oído, eliminar la hojarasca y tocar el cielo. Por ahí anda la diana del corazón.

Tuesday, February 02, 2010

Alevosía con papas

Desde ya tengo que avisarle a mis amigas que viven en Madrid para que se tengan muy en cuenta ese asunto de la alevosía, y no vayan a confundirla con una ensalada o alguna salsa picante para aliñar, porque se las van a ver tan mal como esta señora llamada María Antonia, a quien el ex esposo a dejado tetrapléjica y ahora debaten si llevaba o no alevosía su inocua disquisición marital.

Resulta que el alto tribunal en Madrid consideró que no pudo probarse la "alevosía", al individuo que irrumpió de madrugada en la casa de su ex esposa y la dejó medio muerta sobre la cama ante la vista de sus dos hijos menores.

Pero como alevosía es una agravante, ¿o un adjetivo? que se aplica cuando el homicida trata de asegurar que la víctima esté indefensa y esto no fue lo que apreció el tribunal, pues ahora le van a rebajar la pena porque lo que importa es que en el fallo no haya ningún tecnicismo mal a pesar del grueso legajo de los antecedentes del tipo.

A mi me resulta muy ameno leer también debajo de la noticia, ahí donde escriben aquellos lectores que gracias a la web 2.0 se creen protagonistas, que nadie ha dicho ni jí en el caso de la pobre mujer, y sí mucho de la tal alevosía en su carácter de herramienta probatoria y bla bla bla, vaya, como si la jeva se lo tuviera merecido por dormir en payama a las cuatro de la madrugada, o quizás mucho más simple, por dejar al bueno del marido colgado de la brocha.

Pero siempre hay algo de alerta en estos casos de los que una siempre saca muralejas, y si son de esas que se pegan en los murales mejor, y es que las mujeres no debemos dormir solas sobre todo si se está en Madrid, de ahí que les pase esta nota escalofriante a mis amigas.

Mira el chisme: José Luis se casó con María Antonia en mayo de 1989. Tuvieron dos hijos. La relación deterioró y en el 2005 la mujer le dijo a su marido que quería el divorcio, a lo que el marido se negó y le dijo que la mataría. Y cuando le llegó la carta del abogado, en septiembre, le dijo que había firmado su sentencia de muerte.

Así de sencillo. A María Antonia le concedieron una orden de protección. Se quedó en su domicilio con los hijos y aunque a él le prohibieron acercarse a ella como estaba indefensa y sola no podía evitarlo. Un día se presentó en la casa familiar a pesar de todas las prohibiciones legales. Se abalanzó sobre la mujer, la tiró al suelo y le retorció el cuello. Intentó doblárselo. Paró ante los gritos y el llanto de sus dos hijos, que le pedían de rodillas que parara. Durante los meses siguientes siguió amenazándola y quebrantando la orden de alejamiento. Lo metieron dos veces en la cárcel, pero salió a los pocos días.

Volvió a la casa, esta vez a las cuatro de la madrugada. Entró con sus llaves y usó un plástico para levantar el pestillo de seguridad de la puerta de entrada. Fue a la cocina, cogió un cuchillo y se dirigió al dormitorio de María Antonia. Los hijos, de 13 y 15 años entonces, estaban durmiendo. Escucharon gritos y fueron a la habitación de su madre. La vieron sangrando por la boca, con signos de asfixia. El padre la golpeaba sin cesar y la pisaba en el cuello cada vez que ella intentaba respirar. Los niños gritaban e imploraban que la dejara en paz mientras él decía que la tenía que matar. La soltó cuando parecía que la mujer yacía inerte en el suelo.

María Antonia ingresó en el hospital Gregorio Marañón. Quedó tetrapléjica para toda la vida. Pero de los 21 años que le echaron al ex esposo le han rebajado ahora a 16 por la maldita palabreja de la que ya he dicho, que no ha podido probarse legalmente que estuvo presente a la hora de los hechos. ¡Mal rayo me parta! ¿Dígame si esto no es una alevosía con todas las de la ley?

Wednesday, January 27, 2010

Lorna Burdsall ha muerto


Ha muerto una de las más valiosas fundadoras de lo que hoy conocemos como Danza Contemporánea, Lorna Burdsall.

Norteamericana por nacimiento pero cubana por afición, se quedó en La Habana por amor a Manuel, creó una familia y dejó el legado de su arte y sus coreografías para las futuras generaciones de la danza.

El 25 de septiembre de 1959, el maestro Ramiro Guerra, desde el recién creado Departamento de Danza Moderna del Teatro Nacional de Cuba, lanza una convocatoria a bailarines para formar una compañía: se presentan Lorna Burdsall, Santiago Alfonso, Arnaldo Patterson y Eduardo Rivero, entre otros.

Esta es la fecha en que fue registrada la fundación Danza Contemporánea de Cuba, y a partir de ese entonces Lorna despliega todo su potencial artístico y emocional en construir ese mundo del arte que hoy admiramos con tanto orgullo. Su casa fue también su taller y su escenario personal hasta muy entrada la década de los noventa, ahí la conocí cuando ya retirada oficialmente pero nunca alejada de las coreografías insólitas y expresivas, presentaba a los amigos retazos de sus últimas obras.

Sus alumnos son incontables y están en todas partes del mundo, recuerdo que en un viaje que hice a Oslo encontré a una muchacha que había sido educada y entrenada por Lorna y se desempeñaba en esos momentos como profesora de danza en un teatro de Europa, me dijo, nunca le podré agradecer lo suficiente todo lo que aprendí, se lo debo todo a Lorna, es la mejor.

Monday, January 11, 2010

Dos entrevistas poco conocidas a Maceo


La imagen corresponde a una Xilografía de Antonio Maceo, hecha por Carmelo González, y publicada en el Boletín de la Comisión Nacional Cubana de la UNESCO, diciembre de 1954. Las entrevistas han sido tomadas de la edición digital de Librínsula, y estoy segura que a los muchos admiradores del prócer cubano les van a interesar.

Publicadas en diferentes épocas, estas poco conocidas entrevistas –la primera aparecida en el diario Novedades, de New York, la segunda, la versión del historiador militar español Emilio Reverter Delmas de un reporte realizado por un periodista del Herald– son reveladoras del pensamiento y la integridad del patriota cubano; su inclusión en este número pretende constituir un homenaje al Titán de Bronce en el aniversario 113 de su caída en combate.

Se termina la Guerra del 68, y Maceo visita Nueva York. No ha rendido su espada y queda en pie, al estribo de su caballo, en la Protesta de Baraguá. Se convierte, entonces, en primerísima noticia en la prensa de la Babel de Hierro. Mientras guardan su turno los periodistas de los diarios yanquis, un reportero del españolizante Novedades lo entrevista. De entrada, lo subestima: el "titulado general". Sin sospechar que años después su campaña de la Invasión lo colocaría a la misma altura de los grandes capitanes de la historia. Es ridícula la ignorancia de aquellos plumíferos sabichosos, como ésta de un Maceo cabalgando en una mula, grabado que se publicó en los Estados Unidos a raíz de la visita del Titán a Nueva York.

Declaraciones de Maceo al periódico Novedades de New York, 12 de junio 1878

Entrevista con Maceo. El titulado general José Antonio Maceo, que ha llegado a esta ciudad desde Jamaica en el vapor Atlas, el jueves de esta semana, ha sido objeto de la curiosidad de los reporters de la prensa de New York, cuyos periódicos han hecho versiones a su manera de las conversaciones tenidas con aquél. Mas habiendo visto nosotros las noticias que cada uno daba acerca de la actitud de esta persona, lo mismo que de la forma en que había salido de Cuba, nos decidimos a tener una entrevista con aquél, y al efecto uno de nuestros redactores se dirigió a su casa en el día de ayer, y pudo satisfacer sus deseos celebrando una larga conferencia, en la que se explicó como verán más abajo nuestros lectores.

José Antonio Maceo es un hombre como de 35 años, alto, bien formado, barba muy poblada y no deja de ser reservado al dar ciertas contestaciones, esquivando por completo otras por no convenirle satisfacerlas. He aquí el diálogo a que dio lugar la entrevista.

¿Puede usted decirme algo respecto a la capitulación llevada a efecto con el general Martínez Campos?

Debo decir a usted que no he capitulado. A principios de abril, solicité una entrevista con aquel general, la cual se realizó, pero no pudimos llegar a un acuerdo. No obstante no se rompieron las hostilidades acto continuo, sino que la tregua duró ocho días; transcurridos éstos, mis fuerzas tuvieron algunos encuentros con las tropas españolas.

El día 7 del mes actual recibí una orden –que mostró– del encargado del gobierno de Calvar, en que me daba instrucciones para abandonar las filas, rebasar las líneas españolas y dirigirme al extranjero con el nombramiento de Agente General del Gobierno con plazo limitado; debiendo volver a Cuba, si puedo, transcurrido aquél, con los resultados que obtenga en este país.

Debo decir a usted también que el general Martínez Campos, conocía el objeto de mi viaje, tanto que cuando me despedí de él, le dije que venía al extranjero a trabajar por Cuba y para Cuba, a lo que me contestó que ya lo sabía.

¿De manera que trata usted de trabajar aquí en favor de la insurrección?

Sí, señor: aquí tiene usted una proclama de Calvar a los cubanos emigrados y que esta noche voy a presentar en un club, excitándoles a que me secunden en mis trabajos y me auxilien en la reunión de medios para continuar la guerra.

¿Y cómo explica usted el que conociendo el general Martínez Campos el objeto de su salida de la Isla, contrario a España, no sólo le haya permitido salir de ella, sino que lo ha hecho usted en un buque de guerra español?

Yo no sé decir a usted: el Presidente Calvar creo que ha sido el que ha corrido con estas negociaciones.

¿A qué numero ascendían las fuerzas de usted cuando salió usted de la Isla?

A esa pregunta no puedo contestar.

Por aquí corrían noticias de que sus tropas fraternizaban con nuestros soldados y que se le había desertado a usted mucha gente.

Alguna se me separó, pero esto no tiene por causa la que usted indica; las deserciones han sido siempre muy comunes desde el principio de la guerra.

¿Cuál es el jefe más caracterizado que existía en Cuba a su salida?

Vicente García, que es el jefe militar de las fuerzas cubanas.

¿A qué número ascienden las fuerzas que hoy manda Vicente García?

No puedo contestar a usted.

¿Cree usted que continuarán la lucha los pocos que quedan en armas todavía?

No lo sé.

¿Cuál es el territorio que está hoy ocupado por las fuerzas de ustedes?

El territorio es pequeño: Es el que se extiende entre el río Jobabo y la Punta de Maisí.

¿Cómo verificó usted su salida de la Isla? ¿Se embarcó usted en Santiago de Cuba?

No señor: en un paradero antes de esta ciudad desembarqué del ferrocarril para pasar al Fernando el Católico que me iba a conducir a Jamaica. En este paradero vi al general Martínez Campos y me despedí de él.

¿Recibió usted buen trato en el Fernando el Católico?

Me trataron con mucha decencia y política.

No estando solos con Maceo, pues había con nosotros algunos individuos de la prensa americana, no pudimos ni quisimos alargar nuestra entrevista; y, además, porque le oímos quejarse de bastante malestar, a consecuencia del tiempo húmedo que resiente sus heridas. Estas, según nos dijo, son veinte y tantas de las cuales diez y siete son de bala y las restantes de arma blanca; cuya última circunstancia pudimos notar, por tener las manos con señales evidentes de heridas y mutilaciones en los dedos.

Tomado de: Bohemia, 13 de junio de 1969, no. 24, pp. 10,11

¿Una entrevista ignorada con el General Antonio?

Por José Sánchez Guerra y Víctor Hugo Puron F

Durante más de cien años permaneció oculta a la mayoría de los cubanos, pues hasta donde saben los autores nunca se publicó antes en Cuba, una entrevista realizada al Mayor General Antonio Maceo Grajales, el 15 de octubre de 1895, en la Sabana de Baraguá, por el periodista norteamericano Hubert Howard, corresponsal de guerra del Herald, de Nueva York.

Una versión del reporte de Howard al diario neoyorquino fue incluida por el historiador militar español Emilio Reverter Delmas en su libro Cuba española, publicado en Barcelona, en 1896, y es esa la valiosa pieza que da lugar a estas notas.

Por lo que permite apreciar esta versión de la entrevista periodística, tal vez se trate de la más completa de las realizadas por la prensa a Antonio Maceo, a la vez que arroja nueva luz sobre el contenido del pensamiento del Titán de Bronce.

Por otra parte, se trata de las primeras declaraciones para un medio de difusión dadas por Maceo después de su incorporación a la "guerra necesaria", apenas seis días antes del inicio de la Invasión a Occidente, y en medio de los preparativos para acometer el desafío que daría cumbre a su genio militar.

El periodista Howard se incorporó al cuartel general de Antonio el propio 15 de octubre de 1895, cuando llegaron al campamento de éste en Canastas, el Presidente de la República en Armas, Salvador Cisneros Betancourt, el consejo de gobierno, funcionarios, empleados y escolta, y luego pasaron a los célebres Mangos de Baraguá de la viril protesta maceica, o la Sabana de Baraguá, donde se produjo la parada militar de recibimiento, descrita también en la entrevista.

Para esa fecha, Maceo había concluido exitosamente la campaña de Oriente, que permitió comenzar a generalizar la guerra, a extenderla sobre todas las comarcas y evitarle la fatal fragmentación, a la vez que había organizado los regimientos y brigadas, los viejos guerreros reafirmaron el mando y las tropas nuevas se foguearon en los combates de Jobito, Peralejo y Sao del Indio.

En ese momento acompañaban ya al Titán de Bronce el regimiento de caballería Carlos Manuel de Céspedes y su escolta, que constituiría la columna vertebral del cuerpo invasor, mientras, por otra parte, había dejado establecidos los impuestos forzosos de guerra para los hacendados, industriales y comerciantes.

La entrevista propiamente dicha está introducida por una descripción bastante precisa por el corresponsal norteamericano de la integración de las fuerzas libertadoras cubanas, en su diversidad racial y social, en la que, no obstante, asoman, con displicente pintoresquismo, matices racistas e incluso anticubanos.

De alto valor es conocer que la tienda de campaña de Maceo perteneció a Carlos Manuel de Céspedes, lo cual establece un vínculo material más entre los independentistas del 68 y del 95, a la vez que constituye un auténtico símbolo de la continuidad de la causa cubana entre una y otra etapas y entre dos figuras cimeras de nuestras luchas por la independencia y la libertad.

Al margen de las alusiones suspicaces del periodista norteamericano, éste confirma la proverbial pulcritud en el vestir de Antonio, sus finos y educados ademanes, la cortesía con el interlocutor y la plenitud de la agudeza e inteligencia del Héroe de Baraguá. Howard precisa que Antonio no fuma, entre otros aspectos comparativos con su hermano José, también asistente a la conversación.

Se advierte que el encuentro fue previamente acordado, y que Maceo lo aprovechó para dar, a los presumibles lectores norteamericanos o extranjeros en general, la mayor claridad acerca de los objetivos y métodos de la Revolución, teniendo en cuenta que una parte de la opinión pública en los Estados Unidos era aviesamente orientada contra la causa independentista cubana.

Maceo trasmite dominio de la situación política en que se desenvuelve el movimiento y es justo al rechazar la pretensión de convertir al ex capitán general Callejas en chivo expiatorio del integrismo por la insurrección cubana, y al reafirmar la antigua aspiración de la nación isleña a la independencia con el instrumento de la lucha revolucionaria armada.

Esencial es la confirmación por Maceo de la labor propagandística revolucionaria preparatoria, en particular en la zona oriental, sobre todo a partir de su visita a Santiago de Cuba, en agosto de 1890, donde dejó organizado un importante núcleo conspirativo decisivo para el posterior inicio y desarrollo de la guerra.

No obstante, al parecer para desinformar al enemigo e infundir aliento triunfal a los amigos y simpatizantes de la causa cubana, el político añade exageraciones y absolutos tales como un pretendido conocimiento exacto, desde su colonia en Costa Rica, del lugar, día y hora en que se iniciaría la lucha.

En realidad, como es conocido, la orden de alzamiento simultáneo para todos los grupos revolucionarios de la Isla, fue decidida por José Martí, Máximo Gómez (a través de su representante Mayía Rodríguez y Enrique Collazo, en Nueva York), cursada a los interesados y acatada por ellos en la Isla para producir el levantamiento el domingo 24 de febrero de 1895, como sucedió en varias comarcas, por diversos destacamentos en armas.

Igualmente, aunque Maceo y los patriotas que él comandaba en Costa Rica estaban decididos a marchar a Cuba, para incorporarse a la insurrección, fue el propio Martí quien tuvo que disponer la organización de la expedición por Flor Crombet, ante la imposibilidad de entregar a Maceo la suma solicitada por él para llevarla a cabo.

Evidente dato de desinformación militar es el número de hombres y cantidad y calidad del armamento declarado por Maceo al corresponsal de guerra, pues muy probablemente en ese momento la tropa mambisa fuera más reducida y peor armada que como la presenta el Mayor General, si bien es exacto que la mambisería había ya demostrado el arrojo y valor al que alude.

Precisa es la confirmación de la táctica mambisa de pelear contra España con el método de la guerra de guerrillas, con el "muerde y huye" propio de un ejército popular frente a una tropa colonial mejor aprovisionada, dando relevancia a esta táctica y al conocimiento del terreno como ventajas frente al enemigo.

Explica Maceo el "cálculo" de los impuestos forzosos de guerra para privar a España de recursos y allegarlos a la causa revolucionaria y advierte muy directamente a los norteamericanos que la guerra es obligatoriamente destructiva pues la posición adversa a la causa cubana solía quejarse del procedimiento de la tea mambisa como de un exceso.

Aún debe ser precisado quién es el nombrado Creonwer, que el periodista pone en boca de Maceo, como uno de los líderes que iniciaron la rebelión, si se trata efectivamente de un personaje histórico, real y concreto, o es una confusión del reportero, una errata de imprenta del periódico norteamericano o de la versión española consultada, pues nadie de ese nombre aparece relacionado con el alzamiento del 24 de febrero de 1895 en la historiografía conocida por los autores.

No obstante, es por lo menos curioso que Cromwell –no Creonwer, como aparece en la versión de Reverter– fue el seudónimo del conspirador habanero Ignacio Zarragoitía, al constituirse a principios de 1879 el Club Central Revolucionario Cubano, del cual fue presidente, y José Martí, vicepresidente, centro en la Isla de los trabajos revolucionarios de aquellos días anteriores a la Guerra Chiquita, coincidiendo con las propuestas desde Oriente por Pedro Martínez Freire, hombre de la absoluta confianza de Maceo, lo cual sugiere una relación aún por esclarecer.

La ausencia de título, la existencia de puntos suspensivos, la propia ortografía y otros detalles de la versión española de la entrevista, permiten suponer mutilaciones y variantes en relación con el original publicado en inglés, por lo que sería necesaria la localización, consulta, traducción y publicación de una nueva versión íntegra del texto original del Herald.

Hasta el momento, sin embargo, que sepamos, la versión de Reverter es nueva para la historiografía acerca de Antonio Maceo, y resulta una importante contribución al tema de su relación con la prensa en particular, así como para el estudio en general de la figura y el pensamiento de quien cayó en combate hace cien años por la independencia de Cuba.

Bibliografía:
José Luciano Franco: Antonio Maceo. Apuntes para una historia de su vida. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana 1989.
José Miró Argenter: Crónicas de la guerra.
Raúl Aparicio: Hombradía de Antonio Maceo.
José Martí: Obras escogidas en tres tomos, tomo III, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1992.
Diana Abad, María del Carmen Barcia y Osear Loyola: Historia de Cuba II, La Guerra de los Diez Años: La tregua fecunda, Ministerio de Educación Superior, La Habana, 1989.

A mi llegada al campamento vi desfilar ante mis ojos las fuerzas que manda el Mayor General mulato, por el siguiente orden: pasó delante el EM con sus generales negros y sus jefes y oficiales blancos, negros o mulatos, e inmediatamente detrás, sin orden ya, ni regularidad alguna, comenzaron a desfilar hirvientes pelotones de hombres, unos sin armas, otros con el fusil al hombro, éstos con la carabina en bandolera, aquéllos blandiendo y tirando a jugar al machete por encima de la cabeza, todos gritando y riendo, gozosos sin duda de acampar y descansar tal vez durante dos o tres días de una fatigosísima y ruda existencia.

Entre aquellos pelotones de hombres de todos los colores, de todas las castas; negros bozales con cabellos rizos que llaman pasa y la peste del almizcle que da comezón a toda pituetaria europea, por poco delicada que sea; negros achocolatados y encendidos con el pelo cardoso que revela el cruce con alguna desviación del tipo indio criollo. Mulatos de todas tonalidades, desde el muy oscuro que revela la aleación de una negra y un blanco, hasta el más claro que acusa a la mulata y al europeo criollo del campo de una tez trigueña de color de tierra, y criollos de las ciudades con el cutis fino y la coloración exquisita que se advierte bajo la delicada epidermis; y último, blancos, también legítimos blancos de Europa, españoles peninsulares arrastrados a la insurrección por no sé qué extraño atavismo.

Y para que nada faltase, hasta chinos he podido ver en esta tropa numerosa que, en tropel de rebaño que vuelve a su redil, entraba en su campamento y se extendía por sus calles y se acuartelaba en sus bohíos; con sus familias algunos; nómadas como ellos, a través del monte y de la manigua, en grupos otros, todos contentos y animosos, en extraña e íntima promiscuidad.

Presenciado el desfile y acampada las fuerzas me dirigí a la tienda de Maceo, tienda sí, una verdadera tienda a la europea, de lona fuerte y curtida por el aire del combate, que ha dejado en ella la huella de un balazo indiscreto...

Dijéronme que la cogieron de un campamento español en la otra guerra, y que bajo ella vivió el presidente Céspedes en su campamento de Río Azul. Unos fanáticos de Baire la escondieron 25 años, la han exhumado para ofrecerla al General Maceo.

Los dos Maceo vistiéronse sus trajes de paseo para recibirme; una cosa que no era chaqueta; que quería ser levita, y que parecía un chaquet... De blanco Antonio, prenda negra José, correctísimos ambos, sin una mancha de lodo, impecables.

Mulato, bastante claro el Antonio y muy oscuro el José, y con mejor pelo aquél que éste, de rostro inteligente el primero, sin expresión el segundo, ambos de alta estatura, los dos acusan salud y bienestar. Me recibieron en pie con una sonrisa enigmática para mí y que no pude descifrar y me tendieron la mano.

—Sea usted bienvenido, señor. –Díjome el Antonio– y me complazco en recibirlo atendiendo a su deseo, porque así podrá convencerse de que no somos fieras...

—… Yo no he de exponer aquí las causas de este movimiento que no se ha improvisado, que es el fruto de años de labor penosísimo y de incesante propaganda. Veo que en España se acusa de todo al general Calleja... Diga usted que acusen, si quieren, a todos sus antecesores y a los gobiernos de la metrópoli y serán más justas.

Desde 1885 nuestra propaganda no ha cesado ni un solo día y desde 1890 yo le aseguro a usted que no ha pasado un mes sin que nosotros hayamos logrado meter en este Departamento Oriental un nuevo manifiesto separatista.

Cuando Guillermón y Creonwer dieron el primer grito de rebelión en Baire, todos nosotros sabíamos el sitio, el día y la hora en que debía darse y mi expedición estaba ya organizada. Antes del movimiento, teníamos fe: Hoy hace cinco meses que estoy en la Isla; y desde el primer día que recorro con mi gente este departamento, por donde quiera y a la hora que quiera...

Cuento en el departamento con dos divisiones que arrojan un total de 14 000 hombres, que rivalizan arrojo y valor. Muchos son veteranos de la otra guerra, la mayoría gente nueva en el campo, pero ya saben lo que es pelear.

(Mientras Antonio hablaba, José, nervioso, movía la cabeza asintiendo y aprobando... Antonio no fuma, pero a José no se le cae de los labios el chicote humeante).

Mi gente está medianamente armada. Tengo 6 000 fusiles Remington, Winchester y Maüsser...

—¿Maüsser?, interrogué yo con asombro.

—Sí, son unos cogidos y otros comprados. Nosotros necesitamos tener los mismos fusiles que los españoles, pues de sus municiones tenemos que surtirnos. Así es que aunque en esta guerra no sea el Maüsser de gran utilidad, algunos hemos comprado...

Nuestra táctica siempre ha sido la misma. Solo entramos en grandes combates cuando nos conviene o cuando no hay más remedio. Cuando no, si las tropas operan en columnas numerosas, nosotros nos diseminamos, y en pequeñas partidas los molestamos y entorpecemos sus marchas, congregándonos otra vez cuando nos parece conveniente...

Cuando atacamos no hacemos más de dos descargas, tiramos sólo para aprovechar el tiro pues nuestra fuerza está en ganar tiempo y en no malgastar las municiones. A veces soldados que llevan fusil, no llevan ni un solo cartucho para evitar el derroche. Así nuestras provisiones escasas y difíciles duran, y nos sostenemos mientras España se gasta en la lucha. Esta es nuestra táctica, y la táctica y el conocimiento del terreno palmo a palmo son nuestra fuerza.

Imponemos contribuciones y distribuimos la propiedad no por rapiña, sino por cálculo, porque al segar esas fuentes de riquezas, segamos fuentes de recursos para España. Ustedes se quejan de nuestro procedimiento de guerra, del incendio, de la dinamita, que no hemos tenido que traer de afuera sino que la encontramos en las minas abandonadas, como en las de Juraguá; pero eso es la guerra.

Tomado de: Granma, 7 de diciembre de 1996, pp. 4-5

Wednesday, December 23, 2009

Fin de año, nostalgias y galletas


Elsie Carbó


Eso de ser mentecato el fin de año nos sucede a casi todos los cubanos, nos ponemos nostálgicos y serios pesando sabe dios qué cosas absurdas como esa de decir que a lo mejor es el último año, o ya no nos vamos a vernos más nunca, y lo que viene después de esto nadie lo sabe, en fin, que la verdad es que para tiñosas y melancolías siempre tenemos el uno.


Eso no tiene remedio, pero en realidad cuando llega la noche del 24, con la cena sobre la mesa, el cerdito asado, el congrí y la yuca con mojo, la ensalada o los frijoles negros, ahora que la nochebuena se celebra sin contención alguna, toda esa nostalgia se olvida y nos damos el atracón del siglo olvidando los triglicéridos dormidos y el colesterol al plato, porque realmente somos dados a los melancones pero si hemos esperado 365 días para abrir la botella del tinto, ningún pensamiento metafísico o atornillante no los puede arruinar.


La nochebuena en mi pueblo era distinta a la de La Habana, era otra cosa, las primas, los tíos, los hermanos, abuelos y padres reunidos en la casa más grande para determinar en que lugar del patio se iba a cavar el hueco para asar el puerco, que siempre quedaba reservado para los abstemios y las mujeres, a tenor de que eran los expertos en mojos y hojas de guayaba. Recuerdo que ese día a las muchachas se nos permitía estrenar un vestido y salir a pasear por el prado teniendo en cuenta las prescripciones dictadas por la abuela.


La Habana también tiene su encanto, no hay que quitarle lo suyo, aquí nadie menciona el santo pero la procesión va por dentro, como las ardillas, que acopian todo lo acopiable del agro o de las shoping para meterlo al microonda y sorprender luego a la familia y a los amigos por la noche, y qué les digo, hoy a mi me tocó comprar las galletas de la libreta en la bodega, y me sorprendí en un nostálgico recuerdo acerca de lo que hubiera hecho Dago, el número uno del ranking doméstico rural de mi pueblo si le hubiera tocado practicar aquel rupestre deporte con una de estas galletas.


Entonces no me hubiera atrevido nunca a desclasificar esta información que consistía en apostar a ver quien partía más galletas con el pene de no haber sido por la nostalgia de la fecha, sí, porque a mi también me invade esa sensación catastrófica de que se está acabando mi mundo y todo está al revés, sobre todo cuando evoco paisajes del pasado como esa de husmear detrás de las puertas para enterarnos de cómo iban los partidos, con la ilusión de que de alguna manera una de nosotras bailaría con el triunfador, o sea, el que más galletas partiese.


Siempre he pensado en la suerte que tuvo Dago en su vida al no tener que competir con una de estas galletas de la bodega.!

Saturday, November 28, 2009

!Pero echa agua!


No se mueve pero echa agua, finalmente, de sus pedestales de piedra de Jaimaita, que semejan una inmensa torta de recién casados, brota un surtidor de agua en la hermosa Fuente Luminosa en la rotonda de la Ciudad Deportiva, que supongo, muchos ya habrán apreciado o visitado, como hice yo esta tarde de sábado.

Realmente cualquier bobería que diga sobre la nostalgia y el espíritu es pura embriaguez de mis sentidos, siendo la verdad que hace tiempo perdí ese apego por los surtidores sin agua urbanos que a fuerza de verlos siempre resecos, ya ni les tengo en cuenta cuando les paso por el lado, y mucho menos el antológico bidé de Paulina, que los habaneros oriundos recuerdan bien, ellos sí saben de eso porque han nacido junto a los brocales y los manantiales artificiales, los han inmortalizado en canciones y hasta en el fondo de sus albumes familiares, a ellos sí les pertnece esa herencia, yo solo soy una disfrutadora de ocasión que saco a pasear a mis perras por las verdes alfombras naturales que rodean ese paisaje.

Sin embargo, hoy en la Ciudad Deportiva grité de emoción: !agua, caballeros, echa agua!

Una hermosura. Sus cinco pisos deleitaban lo mismo al de a pie que al que miraba desde el auto. Eso no hay quien lo niegue, y además te mojabas con su rocío. Ya la fuente luminosa no está seca, y no está seca y sola, he visto que hay algunas otras que ya también empinan sus chorros, de las casi más de ochenta que en la ciudad han padecido un largo período de aridez que haya algunas soltando agua es casi un milagro.

Entonces algo sí se mueve por aquí, que bien podría hacer exclamar Eureka a Galileo Rodríguez, después de mirar cómo cae el agua desde la cúpula del gigantesco bidé, y aquí debo decir que fue nombrado así por los jodedores en el siglo pasado que no queriendo mencionar el santo aludian de esta forma a las relaciones extraoficiales del presidente Grau (1944-1948) con Paulina Alcina, allá por la época en que construyó la Fuente Luminosa.

Tuesday, August 25, 2009

Lo que tú siembres, eso cosecharás


Alguien estará pensando en crear alguna cosa para salvar de maltratos a los animales?, porque de no ser así, habría que inventarla, al menos aquí en Cuba, ya sea institucionalizada, autónoma, legal o ilegal, da igual, el caso es que nos ocupemos de detener esa suerte de insensibilidad que se ha apoderado de muchas personas, realmente bastante personas, para con los indefensos animales.

Y esto va desde la lagartija que vive en el laurel hasta el caballo que tira del carretón, si, porque habrá quien piense que solo me voy a referir a los perros y a los gatos, que son los que más sufren desorientados y abandonados en las calles, pero no, hay también otros que padecen las consecuencias del maltrato, la indolencia y la falta de altruismo. De estos ejemplos tengo en mi cuadra de sobra, más en esta época de vacaciones cuando a los niños, que no son tan niños, les da por machacar camaleones.

Y de la familia de iguanitas, o bayoyas, no sé como llamarlas, que viven bajo el portal de mi vecino ya no queda ni una sobrina para hacer el cuento, todas las han reventado con sus piedras cuando ellas intentaban salir a tomar el sol, y eso que son muchachos con buenas notas escolares y de padres muy decentes, lo que me hace recapacitar acerca de qué valores se les ha inculcado, porque ellos no nacen profanos, siempre la enseñanza les ha de llegar del exterior. Casa y escuela, lo que tu siembres, eso tendrás de cosecha.


Creo que es excelente que nos preocupemos por la situación internacional, somos solidarios con cualquier país del mundo donde se cometan actos repudiables, practicamos la caridad, la ayuda al prójimo, socorremos a quienes están más necesitados, en fin, nos pasamos la vida pendiente de quien está en dificultades en otras latitudes para tirarles un cabo, pero pienso que también debemos estar a la viva con lo de nosotros mismos, desde lo más grande hasta lo más ínfimo, y lo de combatir el maltrato hacia los animales ya hace tiempo debió haberse tomado en cuenta.

Y usted estará de acuerdo conmigo en que si hay multas y hasta cárcel para aquellos que destruyen y maltratan la propiedad social, cómo no va ha haberla también para los que botan, golpean o torturan a un animal. Entonces mi propuesta es crear una institución, organismo, club o lo que sea, que tenga suficiente respaldo público y social como para sancionar estos delitos.

No sé si podrá existir como ley, pero en otros países la hay, y el mal se debe cortar de raíz, empezar desde el colegio, con asignaturas que no solo sean la brillantez de las matemáticas o la ecuación de la física. ¿Adónde ha ido a parar todo eso de que se habla del cuidado ambiental y el amor a la naturaleza cuando somos capaces de echar a la cuneta a una perra con cinco crias recién parida? De eso hay que hablarle al estudiante, también del cesped que debe cuidar, del rosal o del latón de basura del barrio.

No voy a negar que han habido ciertos logros, uso esta palabra aunque la detesto, se cuenta con una clínica veterinaria en Carlos III que se paga en moneda nacional, y que tiene muy buenos y esforzados médicos, me consta. También hay consultorios a nivel de municipio, y otras clínicas de las que no puedo hablar porque no tengo elementos y que no son en moneda nacional, pero una amiga me dijo que tienen hasta servicio de ambulancia, por supuesto, no para gatas callejeras desesperadas que no tienen donde estar.

Como yo veo la cosa, hay que trabajar muy duro, en primer lugar, en la educación de los niñas y niños para no seguir propiciando la formación de futuros verdugos, esto sería a más largo plazo: pero en lo que es ahora mismo lo que está haciendo falta es el combate diario contra el maltrato y la insensibilidad. Hay que denunciarlo como sea. Haya o no haya institución que te respalde, haya o no haya una fuerza pública que te apoye, haya o no haya solidaridad, siempre se podrá encontrar una puerta abierta por donde entre el sol, solo hay que buscarla.

Monday, August 10, 2009

Tres... o más monedas en el plato


¿Qué pensarían si para ir al baño en mi casa tuvieran que echar una moneda en un platico?. Seguro que habría quien lo justificase diciendo que además de ganar algo de plata, sería portadora de una tradición cultural que se ha instituido en casi todos los servicios sanitarios públicos en todo el país, y hasta amenaza con inscribirse definitivamente como parte de nuestro patrimonio ilustrativo más autóctono. Hay de todo en esta villa del señor.


¿Quién que haya caminado por las calles de la capital no ha sentido la urgencia de entrar a un baño? Y ahí está el flamante, desgarrador y sugerente plato de estación, en verano o invierno, es igual, y de distintas formas y texturas, cerámica, mica, plomo, losa, o metal, cualquiera le sirve al cliente “sin obligación”. Confusamente voluntario, pero no escaparás nunca de una terrorífica advertencia si intentas irte sin pagar. Aquí no entras más.


Ayer mismo me tocó chocar con una de esas en el Hotel Ambos Mundos de la Habana Vieja.


_¿Un peso cubano? Protestó la propietaria de la porcelana china sobre la mesita.


_Si, señora, un peso cubano. Yo no soy extranjera.


Miró con insistencia debajo de mi gorra azul y todavía incrédula aceptó de mala gana la moneda rubia sobre los paliduchos cuc.


El uso de un plato a la puerta de los baños no respeta linajes ni estrellas, lo mismo da si estas en el Perla de la terminal de occidente que en el Hotel Nacional, como tampoco importa si estas sentado a la mesa de un restauran Meliá Cohíba donde con solo mirar el menú ya estas por encima de las 50 yardas, que en la cafetería el Recreo de Infanta y San Lázaro.


El plato está ahí. Indiferente al abolengo. No lo puedes burlar. Es como si en ese momento una fuerza gravitacional lo sostuviera ante tus ojos como una nave extraterrestre, y una se pregunta ¿quién fue su inventor?, ¿desde cuando comenzó a existir?, ¿será intrínsecamente cubano o hay otros países que lo han adoptado anteriormente?.


Como periodista recorriendo el país hasta finales de los 90 no recuerdo haberme topado con este tipo de fenómeno en mis viajes por carretera ni en las ciudades, por lo que se puede asegurar que su adopción es reciente. Y les puedo decir que lo que es mear, lo pude hacer placenteramente desde la punta de Maisí hasta el cabo de San Antonio sin enfrentarme en esa época a ningún plato.


En cuanto a si la patente de la brillante idea es oriunda o no de Cuba, no existen referentes que aporten luz, y tampoco poseo mucha experiencia acerca de otros países, aunque sospecho que algunos en Europa tienen un gran retraso respecto a este invento, en Oslo por ejemplo, no existe nada que se le parezca, ahí en una misma cuadra hay hasta tres servicios sanitarios con de todo adentro pero les falta el plato, esto quiere decir que hay papel higiénico, toallas, perfumes, cremas de afeitar, champú y dentífricos, pero pienso que esa gente debe estar muy mal, y es lógico por no decir casi imposible, que no puedan tener como es justo sus platicos ambientales debido a que su producción no alcanza para satisfacer la demanda en tantos baños.


Pero eso puede tener solución, se les puede invitar a que comprueben las experiencias en zonas urbanas y el comportamiento en hoteles, restaurantes, cines, teatros y demás sitios públicos, así podrán tener un enfoque de la magnífica decisión que representó para nosotros colocar en la puerta del baño público un platico para echar monedas que nos sobren...

Tuesday, August 04, 2009

La generación de los silvios y trocados


Yo tuve una generación contuda. Reververación, maceración, grandalación. Se daba todo. Se vivía al full. Nada importaba. La Revolución sexual fue a la maratón de las mazorcas y ganó la fiesta. Hermosa en su traje recién nuevo del paraíso uniforme, y ahí estaba el Silvio. Para bien de las entidades trucadas.

Todavía no puedo soportarlo si toco papeles, lloró. Algo parecido le ocurre a mis congéneres de nostalgias ultramiamenses, ellas me lo dicen desde Facebook todo el tiempo, que si la melancolía una, que si el necio. Me aprieta el buche el unicornio del quimbombó que no resbala hacia ninguna parte.

Axioma que me enternece, me lo imagino en Paraguay rodeado de una turba paraguaya, igual a la cubana que se apretó una vez en esta otra Plaza, pero yo no lo escucho en mi radio. Mi radio de junco y capulí, mi radio, no lo escucho, !Oh! No lo escucho. !Misericordia! Y ahora viene Juanes, el Mesías Juanes para que yo tenga sociego noctámbulo en un programa de globos rojos. !Qué bueno, Juanes! Cuánto te lo agradezco que me devuelvan a mi Silvio en la radio.

Saturday, July 25, 2009

De la vida real


Este es mi amigo Nápoles, con quien mantengo correspondencia de e-mail muy frecuentes, hoy me ha llegado algo que me ha hecho reflexionar mucho sobre la existencia humana y otras cosas, quisiera que lo leyeran porque todo tiene su importancia y su lado bueno, en este caso, la certeza de que siempre nos ronda la esperanza.


Queridos Míos:

Hoy quiero dedicar un poquito de tiempo a explicarles mi situación acá en España en este momento. Ya conocen lo de la crisis, saben que han aumentado de forma geométrica la cantidad de desempleados en España y el mundo entero.

Desde que llegué aquí en mayo de 2005 he estado luchando desesperadamente por la subsistencia y para no abandonar el proyecto. La esencia de mi decisión al venir a este país era y sigue siendo, el crecimiento personal. Me alejé de mis seres queridos y estuve dispuesto a pagar el precio que ello entrañaba, para vivir y conocer una cultura diferente y una sociedad que nada o muy poco tiene que ver con la nuestra. A estas alturas la evaluación es en extremo positiva porque me he enfrentado en otras circunstancias a esa resuelta lucha por la vida y el mejoramiento humano y El Universo ha sido muy pródigo en regalarme enseñanzas. Jamás tuve convicciones tan sólidas sobre la esencia misma de la vida y las relaciones humanas, jamás vencí pruebas tan difíciles, ni me enfrenté tan resueltamente al mayor reto que puede enfrentarse un ser humano: amar a su prójimo desde el fondo de su corazón como a sí mismo. Si de alguna etapa de mi vida estoy profundamente orgulloso es precisamente de ésta, si alguna época me reafirmó y elevó mi autoestima hasta límites muy altos, sin duda de ningún tipo, es esta.

Hasta el momento he logrado cubrir mis gastos fundamentales y he ayudado en la medida de mis posibilidades a los míos, sobre todo al viejo que es quien más lo necesita. Al menos para palear un poco su extremadamente difícil situación económica.

La mayor parte del tiempo he estado trabajando como comercial en una compañía de seguros de medicina privada. Este tipo de trabajo es una relación puramente mercantil, quiere decir que no hay salarios, no hay ni siquiera contribución a la seguridad social, con lo cual no tengo derecho a una pensión si me llegara aquí la edad del retiro. No se trata de una elección, porque me guste este tipo de trabajo, sinceramente lo que ocurre es que por mi edad y mis capacidades físicas y mis habilidades en otras cosas no pude conseguir otros empleos. AEGON siempre fue para mí un reto: a los españoles no les gusta este tipo de trabajo, prefieren un contrato fijo, aunque sea barriendo las calles. Un contrato fijo significa seguridad, significa vacaciones pagadas, prestamos en los bancos para pagar sus hipotecas y otras ventajas.

Sin embargo logré mantenerme en este tipo de empleo casi por cuatro años. Gané dos viajes importantes en la compañía: uno a Egipto y otro a China, gané ordenadores y otros incentivos por cumplimiento de los objetivos. No obstante en dos mil nueve fueron decreciendo mis ingresos de forma alarmante. Acá la seguridad social cubre a todos cuando se enferman. Hay estupendos hospitales y muchos recursos, cuando las personas se enferman inclusive les indemnizan, así como a los discapacitados y otras prestaciones. Esto quiere decir que la medicina privada es casi un lujo ya que es más rápida la atención y con un poco más de comodidades, pero es relativamente fácil renunciar a esto cuando aprieta el zapato.

En el segundo trimestre de 2009 mis ingresos por la venta de pólizas habían disminuido muy bruscamente, al extremo que no pude cubrir mis gastos fundamentales y tuve que valerme de mis amigos. Entonces apareció ante mí la posibilidad de cambiar de compañía de seguros y no lo pensé dos veces: me fui a OCASO que vende fundamentalmente productos de decesos, seguros de hogar y de vida.

Ya había hablado con los ejecutivos de AEGON en varias ocasiones, mostrándoles mi disposición para superarme en la compañía, vender otros productos, comenzar en una carrera de Responsable de un Grupo de nuevos agentes. Pero a mi juicio esta multinacional, que mueve miles de millones de euros anuales en el mundo entero, tiene una desacertada política de atención al corazón de cualquier empresa, que son sus empleados. Intenté que lo entendieran, que rectificaran y no logre hacerme comprender, así que me dispuse al cambio.

El salto, como casi todo en la vida implica un bajón al principio. Tengo que estudiar los nuevos productos para venderlos con profesionalidad, tengo que adaptarme a un sistema diferente, a gente que no me conoce, a una empresa donde prácticamente parto de cero. Ya he hecho una especie de curso de preparación inicial y he comenzado a instrumentar mi negocio. Estas pólizas generalmente tienen una prima más baja que las de medicina privada, o sea que están al alcance de sectores de población con menos ingresos y posibilidades. Tengan en cuenta que el costo de los servicios funerarios en España está muy próximo a los 3 mil euros, lo cual es un gasto serio si no se contrata el seguro. Esto unido a que la cobertura tiene otros servicios como asistencia legal y orientación médica a los asegurados, hace del producto, que es el fundamental que vendemos, una prestación necesaria, útil y al alcance de cualquiera.

El Ejecutivo de OCASO está formado por personas más jóvenes, es una empresa cien por cien española y tiene en este momento un capital impresionante con más de siete millones de asegurados. O sea una compañía conocida y casi cien años en el mercado.

Para comenzar he vendido este mes de julio que ya ha cerrado dos pólizas y con esto salvaré un poco las deudas que tuve que contraer con algunos de mis amigos para subsistir y afrontar los gastos del mes.

Actualmente estoy viviendo en un piso compartido con un chico y una chica latinos. Es un pueblo llamado Museros a unos veinte minutos de Valencia, bien comunicado y muy tranquilo como me gusta. El alquiler no es caro y la convivencia es buena aunque ellos son muy jóvenes y tengo que tener muy en cuenta sus cambios frecuentes de conducta e intereses y estar preparado para enfrentar una mudada en el futuro porque huelo que se irán a Murcia por lo que me han comentado y Yo solo no puedo ni pensar en pagar el alquiler. Esto quiere decir que es muy probable que en un futuro cercano tenga que mudarme de nuevo.

Así las cosas es muy fácil que no pueda ir a Cuba este año y tenga que posponer el viaje para febrero-marzo 2010. Por otro lado en mayo de ese año se vence mi permiso de residencia en España por lo que deberé renovarlo. Me exigen un contrato fijo de al menos un año de duración y dudo mucho que pueda conseguirlo, por lo que no me quedaría otra alternativa que casarme con alguien de nuevo. Tengo una compañera de trabajo de AEGON que está divorciada y me ha ofrecido casarse conmigo para hacerme el favor. Esto debo ir concretándolo porque realmente es una cosa delicada. Ya tengo la inscripción de nacimiento que necesito, porque me la mandaron de Cuba, aunque tiene un error, por lo que pienso llevarla cuando vaya y que me hagan una copia gratis con dicho error corregido. El otro documento que necesito es un certificado de antecedentes penales, pero espero que pueda conseguirlo sin problemas en ese mismo viaje.

Eduardo (sobrino*) está decidido a salir de Cuba también. He estado pensando mucho en la forma de ayudarle en su proyecto, pero él es muy joven y lograr que una persona contemporánea esté dispuesta a casarse con él es mucho más difícil, por motivos obvios. Otra forma de lograr una visa es de momento extremadamente difícil. Él también está valorando la posibilidad de salir a Ecuador, dada las facilidades en ese país para entrar.

Me preocupa muchísimo Miguel (padre*). Cuando falleció mi mamá, Eduardo y Yo le prometimos que jamás lo dejaríamos solo. Él actualmente tiene a Isabel que es su compañera y que le ha dado lo que ninguno de nosotros hubiéramos podido. Ella se ha comportado de forma excepcional, pero pienso que también mi papá se la ha ido ganando con amor y toda esa afectividad que le caracteriza. Me duele profundamente no poder en este momento ayudarle económicamente, porque sé que mi ayuda es de vida o muerte, que es casi exclusivamente para comer. No obstante estas cosas me dan nuevas fuerzas para seguir y nuevas razones para no abandonar el proyecto.

Creo que no se trata para nada de estar obcecado en una idea y desgastarse en ella. Les aseguro que tengo planes que son perfectamente posibles, que he logrado entender con mucha probabilidad de no errar cual es la conducta y las vías para alcanzar éxito en la médula del significado humano de esa palabra. Creo con toda la fuerza de mi corazón y mí espíritu en mí mismo, en la ancestral validez de los principios que he ido plantando, en los que he cuidado con esmero, aquellos que me ha costado tanto entender, admirar y hacer míos. Y nadie mejor que ustedes para juzgar la certeza de estas afirmaciones.

He querido explicarles con detalles por dos grandes razones:

Me siento moralmente comprometido con ustedes y quiero que sepan cuáles son las motivaciones de mi forma de actuar, creo que la confianza y el amor que nos tenemos merecen siempre la máxima claridad.

La segunda razón es que sé de sobra que encontraremos siempre la forma de ser solidarios y ayudarnos unos a los otros. Es la mejor manera de amarnos.

Los quiero mucho: besos y abrazos según corresponda.

* Nota de la editora

*Nota de la editora

Thursday, June 25, 2009

El huracán y la palma


Hoy escuché una anécdota sobre Sindo Garay que vale la pena contárselas, porque demás está decir lo mucho que admiro a este compositor cubano y lo muchísimo que me gustan sus canciones.

Pues resulta que esta tarde hablaba con Pedrito Herrera en la redacción del periódico, claro, ustedes saben que me refiero al Gabriel de Qué hay de Nuevo, y me decía que hace unos años Odilio Urfé le contó que un amigo de Sindo Garay, del que no voy a decir su nombre, lo llamó para que fuera a su casa a escuchar a sus tres hijas cantar El huracán y la palma, una de las composiciones famosas del laureado artista, a la que las jovencitas le habían hecho un pequeño arreglito musical.


Sindo accedió y ese día llegó puntual, colgó su sombrero en la percha y luego de oir el arreglo que le habían hecho a su canción se puso de pie agarró el sombrero y se dirigió a la puerta. Para ese entonces el padre sorprendido le preguntó:


_¿Pero Sindo, te vas sin decir nada, qué te pareció cómo la cantan?


A lo que Sindo le respondió:

_!La pueden cantar como les salga de los cojones!